73 AÑOS DE DERECHOS HUMANOS

 

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, fruto del acuerdo entre los Estados miembros de la ONU para establecer un texto que acogiese el conjunto de derechos esenciales e inherentes a las personas después de la barbarie vivida en la Segunda Guerra Mundial. La Declaración constituyó un importante avance   con respecto a su antecedente más conocido: la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) consta de un preámbulo, una declaración aprobatoria y un conjunto de 30 artículos que la desarrollan.

Su preámbulo establece que la raíz de los derechos humanos es la dignidad de la persona humana, entendida como la base de la libertad, la justicia y la paz en el mundo, que se desarrolla a través de los derechos iguales e inalienables.

Destacamos de esta DUDH:

  1. La amplitud de derechos y libertades reconocidos de distinta índole,sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía”.
  2. La existencia de un plano internacional para la protección de los derechos y la búsqueda de una aplicación universal y efectiva. De hecho, la DUDH es ampliamente reconocida por haber inspirado y allanado el camino para la adopción de más de setenta tratados de derechos humanos, que se aplican hoy en día de manera permanente a nivel mundial y regional (todos contienen referencias a ella en sus preámbulos). 

 

Pese a ello, la DUDH carece de instrumentos concretos de protección. No obstante, son la fuente para el desarrollo de los derechos fundamentales de los individuos, que hoy en día reconoce toda Constitución de un Estado democrático moderno, así como la base de otros Tratados basados en los mismos.

En este sentido, podemos afirmar que los Derechos Humanos son aquellos de carácter universal, sin una limitación territorial, mientras que los derechos fundamentales son aquéllos garantizados en el ordenamiento jurídico de cada país, generalmente a través de su texto constitucional. De esta forma se puede afirmar que todos los derechos fundamentales son derechos humanos, pero no a la inversa.

A nivel europeo, a raíz de la DUDH, en 1950 se aprobó el Convenio Europeo de Derechos Humanos, ratificado por España en 1979. Dicho Convenio se ha ido desarrollando y modificando a través de distintos protocolos adicionales.

El propio preámbulo del Convenio Europeo parte del reconocimiento y aplicación de la DUDH.

A diferencia de la DUDH, en el Convenio Europeo de Derechos Humanos sí se establecieron mecanismos de garantía para el cumplimiento del mismo, creándose a tal efecto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo.

En lo referente al ordenamiento jurídico español, y para dar cumplimiento a las resoluciones emitidas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dispone el artículo 5 bis de la Ley Orgánica del Poder Judicial que:

“Se podrá interponer recurso de revisión ante el Tribunal Supremo contra una resolución judicial firme, con arreglo a las normas procesales de cada orden jurisdiccional, cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos haya declarado que dicha resolución ha sido dictada en violación de alguno de los derechos reconocidos en el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales y sus Protocolos, siempre que la violación, por su naturaleza y gravedad, entrañe efectos que persistan y no puedan cesar de ningún otro modo que no sea mediante esta revisión.”

La Declaración Universal de los Derechos Humanos recoge los derechos y libertades más inherentes e intrínsecos al ser humano frente a cualquier abuso o intromisión, ya sea de otros individuos o de cualquier estamento de Poder.

Como abogados, tenemos un firme compromiso con la sociedad y en la defensa de los Derechos Humanos.

Carmen González.

El presente artículo contiene información de carácter general, cuya finalidad es meramente divulgativa. En ningún caso podrá considerarse asesoramiento legal o recomendación jurídica. Para cualquier tipo de asesoramiento legal póngase en contacto con nosotros en: abogados@torralbabertolin.com

Comparte este artículo

Share on twitter
Share on linkedin

TORRALBA BERTOLIN ABOGADOS socio fundador de ACUTA

FORMAMOS PARTE DE LAS SIGUIENTES ASOCIACIONES

Síguenos en

ESADE CREÁPOLIS
Av. Torre Blanca, 57
Sant Cugat del Vallés
08172 (Barcelona)

T. +34 93 557 23 84 | abogados@torralbabertolin.com

© 2020 Torralba Bertolin abogados.
Aviso legal. Política de cookies. Política de privacidad